Queso maduro, elaborado de forma artesanal, con añejamiento mínimo de 3 meses, textura firme y sabor pronunciado. Por estar curado con sal se puede conservar sin refrigerar.

Ideal para rallar o desmoronar sobre diversos platillos, antojitos, pastas y demás, también sirve para sazonar.